Las Estatuas en Berlín
San Agustín, Huila. | Abril 26 de 2017
El Derecho de Petición del pueblo de San Agustín1 en enero del 2013 fue el comienzo de una cadena jurídica que ha conducido en la actualidad a la Acción Popular #2016-0892, en audiencia en el Tribunal Superior de Cundinamarca. En abril del 2017, finalizando un Pacto de Cumplimiento, se concertó ejecutar los tramites pertinentes para repatriar desde Berlín, Alemania hasta su lugar de origen en el Macizo Colombiano las 35 estatuas llevadas sin permiso hace más de un siglo. Las partes, que incluían la Presidencia de la República, El Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Cultura, el ICANH y la Gobernación del Huila, en colaboración con los Actores Populares (originalmente el pueblo de San Agustín y ahora todos los interesados en este esfuerzo), acordaron unánimemente adelantar las acciones necesarias para lograr esta repatriación bajo las condiciones jurídicas planteadas y concertadas en este alto Tribunal. También se acordó que la gestión de la repatriación se realizará antes de que finalice el término presidencial actual.

Las Estatuas en Berlín
San Agustín, Huila. | Junio de 2015
En diciembre de 1913 el etnólogo alemán Konrad Preuss, quien al momento era el Director del Museo Etnológico de Berlín, llegó a San Agustín con los dos propósitos de estudiar la arqueología del área, y de obtener material para su museo. Al salir en abril de 1914 llevó consigo, en forma indudablemente indebida e ilegal, 35 estatuas en piedra del Macizo Colombiano, así como una buena cantidad de otro material arqueológico, todo lo cual instaló en su museo en Berlín. Publicó las ilustraciones de 21 de las estatuas, todas del área de San Agustín, en su libro en 1929 (traducido al español en Colombia en 1931); Preuss murió en 1938.

Archivo David Dellenback registrando las estatuas en las bodegas del Museo Etnológico de Berlín en el año 1992.
En 1992 Davíd Dellenback, el autor de las imágenes en este sitio virtual, viajó a Berlín y logró localizar en las bodegas del museo, hasta entonces dispersa y olvidada, la estatuaria del Pueblo Escultor —además descubrió otras 14 estatuas que Preuss también había sacado del Macizo pero que nunca antes habían sido publicadas o divulgadas— y las registró e ilustró con los dibujos que aquí se encuentran. En el 2008 publicó su libro Pueblo Escultor2 el cual incluye las ilustraciones de las estatuas que Preuss transportó a Alemania.

Pero entonces, nos preguntamos ¿Por qué es que esos tesoros arqueológicos colombianos deben estar desterrados en un museo en Berlín, o en cualquier otra parte fuera de su lugar de origen? (Otra estatua del Pueblo Escultor ha pasado más de un siglo en el Museo Británico en Inglaterra, y otras más están en exhibición en diversas colecciones en el mundo) Vale la pena aclarar que 32 de las 35 estatuas llevadas por Preuss han permanecido encaletadas en las vastas bodegas del museo alemán, sin haber sido exhibidas durante generaciones, mientras que las únicas tres que habían estado en exhibición fueron retiradas en el año 2015. Hoy en día, todas están escondidas e ignoradas incluso por los mismos tenedores alemánes.

Parece tan claro que ha llegado el momento para desmontar el despojo de la era colonial, y regresar a sus dueños verdaderos, la gente de las tierras en las que fueron creados los importantes e invaluables tesoros como las estatuas que Preuss llevó, hace tanto tiempo, para embellecer su museo en Alemania. ¿Por qué es que las autoridades nacionales, cuya labor es velar por “nuestro” patrimonio, no están tomando ninguna acción en cuanto a la repatriación a Colombia de la estatuaria del Pueblo Escultor? ¿Será que sencillamente ellos mismos en realidad no las valoran? ¿O será que ellos creen que a los demás tampoco nos interesan? En realidad, a mucha gente en San Agustín, en Isnos y en el Macizo les importan —incluso para muchos, son sagradas— estas primordiales piezas de nuestro pasado colectivo. Además, una vez que se enteran de la existencia de ellas, un sinnúmero de personas en el país y a través del mundo lo sienten de la misma manera y se solidarizan con esta causa.



1 Derecho de Petición del pueblo de San Agustín. Enero de 2013

Ver documento

Concepto Jurídico trámite de repatriación Ministerio de Relaciones Exteriores año 2014.

Leer documento

El 12 de diciembre del 2012 se marcó la fecha de inauguración de la campaña para lograr el retorno de estas estatuas a su sitio original, a su hogar en el Macizo Colombiano. Ese primer paso resultó en una petición dirigida a las autoridades arqueológicas colombianas para instarlos a iniciar y facilitar la repatriación de las estatuas y del material arqueológico llevado por Preuss hace un siglo a Alemania. Otras peticiones publicas y privadas se han presentado con el mismo propósito; a la fecha, no ha habido una respuesta adecuada, ni de hecho se ha observado ningún enfoque serio por parte del gobierno hacia este asunto específico —el retorno de las estatuas del Macizo desterradas en el museo en Berlín— ni en general: los muchos tesoros patrimoniales colombianos que permanecen en las manos de coleccionistas y museos extranjeros.

Ojalá esa situación cambie pronto. Los paises que antes fueron colonizados hoy en día están demandando y reclamando los tesoros nacionales que, en una época oscura, fueron expatriados por los paises “civilizados” y “avanzados”, terminando escondidos en sus museos para el entretenimiento y el aprecio de su gente. Sin embargo, en el momento Colombia esta lejos de estar a la vanguardia de esos paises; de hecho, está muy atrasada en cuanto a la reclamación de sus tesoros. El propósito de la campaña de traer de regreso las esculturas del Pueblo Escultor a su casa en el Macizo Colombiano es también el de hacer un llamado a los directores de las instituciones que tienen la responsabilidad de cuidar el mundo arqueológico colombiano, para que valoren de nuevo —con respeto y reverencia— esos antiguos tesoros, y que así lo muestre en el trato hacia ellos. También para que asuman el liderazgo de un esfuerzo concertado para reclamar y regresar a Colombia los antiguos e históricos elementos que en esa época sombría pasada se permitieron salir del control de la nación. La gente de hoy en día, en las tierras donde ellos pertenecen, desean (y merecen) ver y apreciar estas maravillas.

Por favor únase a las muchas personas trabajando en el esfuerzo de repatriar estos invaluables tesoros con acciones concretas y activas en los ámbitos culturales, políticos o legales. Utilice cualquier influencia que usted pueda ejercer para recuperar la estatuaria del Pueblo Escultor de su lamentable éxodo en Alemania. Visite la página en Facebook que recuenta las crónicas de estos y otros esfuerzos similares.





Crónica Nacional: EL PROFESOR PREUSS
El Tiempo | Agosto 14 de 1927

BOSTON Julio de 1927 — “Mientras se busca respuesta a estos interrogantes, nuestro gobierno debe velar por la conservación de esos monumentos arqueológicos, no sea que las piedras también emigren y haya que ir más tarde a estudiar las huellas de nuestro pasado en los museos extranjeros.
Bien puede permitirse al investigador acucioso copiar estatuas y monolitos, pero que los originales sean nuéstros y queden en donde han estado por siglos, en donde, con alguna significación los puso la mano de sus artífices. En los museos de este país vemos muchas copias de obras semejantes, hechas con una fidelidad extraordinaria, y del mismo modo debe copiarse lo que es nuéstro, lo que pertenece a nuestro suelo”. Vea la crónica completa acá